¿Qué hacer si la temperatura de tu coche aumenta demasiado?

Comauto Rent a CarConducción, Consejos

Motor de coche

Con la llegada del verano, miles de personas circularán por las carreteras para desplazarse hacia sus lugares de vacaciones. Debido a las altas temperaturas que se están registrando y que se prevén que continúen durante un tiempo, es posible que más de un coche se caliente y haga cundir el pánico del conductor y los pasajeros. Si por casualidades de la vida te encuentras en este ‘selecto’ grupo y te estás preguntando qué hacer si la temperatura de tu coche aumenta demasiado, aquí tiene algunos consejos que te pueden ser de gran utilidad. Para los más curiosos, en este vídeo se explica el funcionamiento del sistema de enfriamiento de un motor.

¿Qué hacer?

Aunque parezca algo bastante obvio, el principal consejo para detectar si tu coche está calentándose es mirar el indicador de temperatura. Si la aguja está cerca o encima del área roja, lo recomendable es echarte a un lado, aparcar el vehículo y dejarlo encendido, sin ninguna marcha puesta, al ralentí. Si apagas el motor, se desconecta la bomba de agua y se detiene el ventilador, ambos encargados de regular la temperatura del coche. Otra medida aconsejable es apagar el aire acondicionado, abrir las ventanas y conectar la calefacción al máximo. Esto ayuda a extraer el calor del motor al actuar como un segundo radiador. Si al hacer esto notas que la temperatura del motor no ha bajado, apaga inmediatamente el motor. Puede que tengas un problema con el flujo del refrigerante.

Comprueba el motor y el radiador

El siguiente paso es abrir el capó para disipar parte del calor, tras comprobar que no está demasiado caliente como para tocarlo. En ese caso habría que esperar entre 30 y 45 minutos a que se enfriase. Otro motivo para la apertura del capó es comprobar el radiador y el tanque de refrigerante del motor. Para el primero de ellos, habrá que asegurarse de que el motor esté totalmente frió. De lo contrario, el cambio de presión al abrir la tapa del radiador puede hacer que salga disparado un chorro de líquido hirviendo con la consiguiente peligrosidad que ello conlleva. Si estás seguro de que la temperatura del radiador es la idónea, abre el tapón del mismo para disminuir el calor del motor.

Para el segundo de los componentes, el tanque de refrigerante, también hay que comprobarlo con el coche en estado frío. Uno de los motivos de sobrecalentamiento del vehículo suele ser la falta de líquido en dicho tanque. Esto se puede ser debido a que simplemente se haya acabado o, lo más probable, a que haya una fuga en el mismo, lo cual puede ser comprobado con gran facilidad mirando por debajo del motor en busca de charcos o manchas de líquido. Si se ha acabado el refrigerante, la solución más lógica es volver a llenarlo y continuar con el viaje. En el segundo de los casos o en situaciones en las que no veas que el problema se ha solucionado, lo más recomendable es llamar a una grúa para evitar mayores complicaciones y arruinar completamente el motor.

Esperamos que estos consejos te sirvan de algo y, sobre todo, que nunca tengas que utilizarlos.

Compartir este artículo