5 piscinas naturales en Tenerife que no te puedes perder

Comauto Rent a CarConsejos, Viajes

Tenerife es isla de mayor extensión del archipiélago canario y sus 342 kilómetros de costa están repletas de playas, que cualquier otro lugar del mundo desearía tener. Sin embargo, el origen volcánico de las Islas Canarias ha dotado a nuestro litoral de recovecos en los que el agua forma piscinas naturales que ni los mejores arquitectos pudieran haber imaginado. En este artículo te mostramos cinco de los charcos naturales más bellos y espectaculares de Tenerife.

1. El Caletón, Garachico

En 1706 el volcán Trevejo erupcionó y sepultó parte de Garachico y el viejo puerto del pueblo, el más importante de Tenerife. El resultado más visible de aquel acontecimiento son las piscinas naturales del Caletón, junto al castillo de San Miguel, combinando entrantes de mar abierto y pequeños charcos de agua. Estos charcos, de los más populares de Tenerife y uno de los elementos turísticos más importantes del municipio norteño, ofrecen un baño óptimo para todos los públicos, gracias a sus aguas normalmente tranquilas y un paseo marítimo de fácil recorrido y plagado de bares y restaurantes.

Ver mapa


2. El Tancón, Puerto Santiago

El Tancón no es un charco propiamente dicho, es una cueva marítima. Situada en Puerto Santiago, junto al Hotel Barceló, destaca por su belleza y por su acceso escondido. Los días de mar revuelto es más que recomendable no intentar entrar en la cueva, ya que puede ser peligroso salir nuevamente, pese a estar comunicadas con el exterior por un pequeño canal. Sus aguas cristalinas son consideradas uno de los mejores secretos de la zona y las columnas de basalto volcánicas una muestra del origen y suelo de las Islas Canarias.

Ver mapa


3. La Jaquita, Guía de Isora

Las piscinas naturales de La Jaquita, en Guía de Isora, están situadas junto a uno de los hoteles más lujosos de la isla, el Gran Meliá Palacio de Isora. Los charcos, de origen volcánico se encuentran en el pueblo de Alcalá y son de fácil acceso. Lo que antes era un camino de tierra, ahora se ha convertido en un paseo con parque infantil, polideportivo y diferentes zonas de restauración. El principal atractivo de La Jaquita es la puesta de sol con vistas a La Gomera.

Ver mapa


4. Charco del Viento, La Guancha

El Charco del Viento es otro ejemplo del resultado del contacto de las erupciones volcánicas con el mar. En La Guancha, el rápido enfriamiento de la lava ocasionó un pequeña bahía natural formada por dos brazos que disminuyen el oleaje de la zona. Sus aguas cristalinas son visitadas por los vecinos del municipio, por turistas y por amantes del submarinismo y el snorkel.

Ver mapa


5. Charco de la Laja, San Juan de la Rambla

El Charco de La Laja, ubicado al final de una de las calles del casco antiguo de San Juan de la Rambla, impresiona nada más verlo. Guardado como el mayor secreto, los autóctonos del municipio lo miman como si de un spa se tratase. Sus aguas tranquilas y cristalinas incitan al baño y pocas veces se embravecen por el oleaje del mar exterior.

Ver mapa

Compartir este artículo