8 cosas que hacer gratis en Tenerife

Comauto Rent a CarConsejos, Viajes

Tenerife acoge cada año a millones de turistas gracias a su clima y su situación privilegiada. Su costa, sus montañas y sus pueblos y ciudad ofrecen multitud de planes, pero si quieres disfrutar de la visita sin gastar un sólo euro, coge papel y lápiz y anota:

1. Visitar el Parque Nacional del Teide

Subir hasta el techo de España es uno de los principales atractivos turísticos de Tenerife. El Teide se alza 3.718 metros, bañado por un mar de nubes y pinos, que hacen que el ascenso al Parque Nacional merezca la pena por si sólo. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2007, la montaña más alta de España es también el tercer volcán más alto del mundo y el parque nacional más visitado de Europa.

Su diversidad floral es única en el mundo. El tajinaste rojo, visible en primavera, alcanza los tres metros de altura y su belleza es digna de admirar, pero el verdadero tesoro de esta zona es la violeta del Teide. Emblema y orgullo del Parque, se encuentra sólo por encima de los 2.500 metros y es muy difícil de encontrar.

Hay dos planes muy recomendables para los visitantes del parque: subir en coche por el sur de la isla y descender por el norte y ascender caminando a la cumbre de la montaña.


2. Hacer surf

La oferta de playas en Tenerife es inmensa y en muchas de ellas se puede practicar el surf. Dicen que hay una buena ola cada 10 minutos, así que tienes dónde elegir. Las mejores olas se pueden coger en el norte y noreste de la isla y no hace falta ningún permiso para hacerlo.

Gracias a que la temperatura del agua oscila entre los 19 y 26 grados centígrados podrás disfrutar de este deporte durante todo el año. Gracias a las bajas presiones atlánticas durante el invierno y a los vientos alisios con la llegada del verano, Tenerife es el lugar ideal para el surfing en todas sus modalidades.


3. Caminar por las calles de La Laguna

San Cristóbal de La Laguna es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1999 y es ejemplo de la arquitectura colonial que se exportó a América Latina por los españoles. La Laguna fue la primera ciudad colonial sin murallas que aún conserva su trazado del siglo XV. Sus calles están marcadas por una actividad comercial, gastronómica y de ocio muy atractiva y al pasear por ellas encontrarás numerosos monumentos y edificios históricos.


4. Disfrutar de una tradicional romería

Una romería es una fiesta religiosa consistente en un viaje, peregrinación o celebración en torno al santuario o ermita de una Virgen. En Tenerife, cada población y ciudad celebra su tradicional romería al menos una vez al año y es un espectáculo digno de ver.

El colorido y la alegría bañan las calles de los pueblos y las carretas engalanadas abastecen de papas arrugadas, carnes, postres y vino a los asistentes. Si quieres disfrutar de una romería en su máximo esplendor, coge un buen sitio en primera fila y admira el desfile de gente con sus trajes tradicionales y de los carros tirados por bueyes. Las romerías de  de San Marcos (Tegueste), la Romería Chica (Los Realejos), San Roque (Garachico) y San Agustín (Arafo) son las más destacadas.


5. Hacer senderismo por el Parque Rural de Anaga

Tenerife no es sólo mar, playa y palmeras. La isla tiene una gran oferta de bosques verdes en los que poder hacer senderismo y uno de ellos, quizá el más bonito de todos, es el Parque Rural de Anaga. Con una extensión de 14.500 hectáreas, es uno de los principales alicientes turísticos de Tenerife, gracias a su bosque de laurisilva. Este tipo de bosque es muy poco común hoy en día, pese a cubrir casi toda Europa en la Era Terciaria y es sólo observable en las Islas Canarias, Azores, Madeira, Cabo Verde e Islas Salvajes.


6. Disfrutar del Carnaval

Sólo con saber que el segundo Carnaval más conocido del mundo se celebra en Tenerife ya deberías estar planeando tu viaje a la isla. Murgas, comparsas, cabalgatas, color, música, concursos, festivales, rondallas y, sobre todo, disfraces hacen de la calle un volcán de diversión y fiesta inigualable. Una sucesión de espectáculos que harán que tu visita sea inolvidable.


7. Visitar el Drago Milenario de Icod

Icod de los Vinos esconde uno de los secretos mejor guardados de Tenerife. Situado en las laderas del Teide, el b es el árbol más famoso de la isla. Es el símbolo del municipio y figura en el escudo del mismo. No se con exactitud su antigüedad, pero la leyenda cuenta que lleva miles de años erguido en Icod.


8. Mirar las estrellas

Las Islas Canarias se encuentra en un enclave privilegiado para los amantes de la astronomía. Su cielo limpio y carente de contaminación lumínico hacen que ver las estrellas sea una tarea muy sencilla. El mejor lugar para hacerlo es el Parque Nacional del Teide, dada su gran altitud.


Compartir este artículo